Veinte años después de los pioneros

Equipos de trasplante renal por todo el Estado y equipos de donación en todos los grandes hospitales. Hacia esto había derivado la gesta que veinte años antes abriera el camino. A finales de los ochenta, estaban ya iniciados los trasplantes de hígado, corazón y páncreas y cada vez se hacían trasplantes en más hospitales.

Todo progreso genera nuevas coyunturas y por tanto demanda nuevas soluciones. Los profesionales que años antes habían ido a otros países europeos o Estados Unidos para aprender las técnicas de trasplante cardíaco, hepático o pulmonar, a su vuelta a España se encontraban con un entorno sanitario completamente distinto a ese en el que se habían formado. Sus requerimientos y sus críticas encontraban además perfecto altavoz en unos medios de comunicación ávidos de noticias sobre un tema absolutamente novedoso por entonces.